OAXACA, Oax. 18 de septiembre 2019.-Los Servicios de Salud de Oaxaca (SSO), tienen registrados 269 mordeduras de víboras en la entidad hasta la semana epidemiológica número 35, informó el jefe del Departamento de Enfermedades Transmitidas por Vector, Jorge Concha Suárez.

En entrevista, dijo que las especies venenosas que habitan en el territorio oaxaqueño son la víbora de Cascabel, la Nauyaca y Coralillo, ante ello señaló que en la Jurisdicción de Tuxtepec y la Costa, se han presentado el mayor número de casos, seguido de Valles Centrales, Istmo, Sierra y Mixteca; los percances se han registrado en personas dedicadas al campo y en zonas urbanas.

Sostuvo que a la misma semana, pero del 2018, se registraron 175 casos de mordeduras, lo que representa un incremento del 53% en lo que va del año, ante ello exhortó a la población que se dedica al campo implementar medidas de prevención como usar botas altas, utilizar un objeto para remover la maleza u hojas secas, y alejarse en caso de encontrarse con ellas, ya que atacan cuando se sienten amenazadas.

Destacó que es importante acudir al hospital más cercano en caso de ser mordido por una víbora venenosa, para recibir el antídoto correspondiente y poder salvar su vida, pues el veneno puede dañar algunos miembros y ponen en peligro su vida, sobre todo en las y los niños que por su tamaño son los que tienen mayor riesgo de complicaciones y peor pronóstico.

Añadió que existe el suficiente abasto de antídotos en las unidades de segundo nivel y a través de la coordinación de vigilancia epidemiológica, se hace la distribución en las seis Jurisdicciones Sanitarias del estado, la cual es gratuita.

Dijo que la víbora de Cascabel, se caracteriza por tener en su cola un cascabel, su cabeza es plana, su cuerpo está cubierto por pequeñas y múltiples escamas de colores variados, como beige, marrón, café rojizo y negro.

Mientras que la Nauyaca, es una serpiente grande que llega a medir de 1.5 a 2.3 metros de longitud, la cabeza es triangular, es café en la parte superior y uniformemente amarillo crema en los costados y en el vientre, los ojos son grandes con pupila vertical y colmillos grandes.

Y la serpiente de coral o coralillo, es venenosa, se caracteriza por su llamativa mezcla de colores en la que predominan el amarillo, el rojo y negro, miden entre 40 y 120 centímetros, son delgadas y tienen una cabeza pequeña y poseen un potente veneno de acción neurotóxica que actúa sobre el sistema nervioso central.

Concha Suárez, dijo que en caso de ser mordido por una serpiente se debe calmar a la persona y ponerla en reposo, limpiar la zona mordida con jabón para desinfectarla, quitar cualquier torniquete que se haya hecho, mantenerla hidratada, inmovilizar la extremidad mordida, y trasladarla de inmediato al hospital para que reciba su tratamiento.

En este sentido señaló que lo que no se debe hacer es realizar incisiones en el sitio de la mordedura, ya que existe el riesgo de infección y sangrado, no aplicar torniquetes, por lo que dificulta la irrigación sanguínea y por consiguiente causar daño al tejido muscular, no colocar compresas frías o hielo, esto empeorarían las lesiones locales ocasionadas por el veneno.

El jefe del Departamento de Enfermedades Transmitidas por Vector, refirió que no se deben administrar sustancias químicas ni extractos de plantas o animales por ninguna vía al paciente, ya que no se ha demostrado científicamente su eficacia y el tiempo que se pierde en realizar este tratamiento es contraproducente para la persona afectada, y sobre todo no succionar con la boca, esto puede favorecer las infecciones en el sitio de la mordedura.

CANAL CONTROVERSIA