Por: Juan Maldonado Vargas

De la Gloria a la actual Crisis
Los estudiantes
son los cruzados,
los paladines del ideal.

Por causas nobles,
siempre su brazo
estará presto
para luchar.

Aunque a su puerta
llame la duda,
aunque su pecho
hiera el dolor.

Lucharán siempre
por un ensueño,
por un Derecho,
por un amor.

Nuestra Máxima Casa de Estudios, la Universidad Autónoma “Benito Juárez” de Oaxaca, Institución Pública que se ha encargado de preparar a muchas generaciones en sus diferentes carreras, siendo una de las más consolidadas en Oaxaca, a lo largo de los años, se ha caracterizado por promover la libertad de cátedra, en algunas ocasiones participativa ante los temas sociales, en la gran mayoría ajena e indiferente a los conflictos que se presentan.
Por su parte la Constitución Política del Estado Libre de Oaxaca del 14 de enero de 1825, en diferentes artículos hace mención a la instrucción educativa.
. . . “Artículo 103 Fracción Novena. Cuidar de la enseñanza y educación de la juventud estableciendo escuelas de primeras letras, y un establecimiento, por lo menos, donde se enseñen las ciencias eclesiásticas y naturales, la bellas letras y artes útiles”. . . “Artículo 162 fracción Segunda, establecer y dirigir las escuelas de las primeras letras y cuidar de los demás establecimientos de educación pública y de beneficencia, que se paguen de los fondos del común” . . .
Cabe hacer mención, con todo el avance de teorías, conocimiento, pero sobre todo la difusión de ideas en idioma original y traducción de los libros al español, ediciones hechas en España, Francia, Inglaterra, Estados Unidos; autores como Rousseau, Montesquieu, Maquiavelo, Jeremías Bentham, Tomás Jefferson, Gerard De Renneval, Burlamaqui, -podemos decir del gran avance de los romanos al colocar tablillas con el contenido de sus leyes en cada esquina, avance de una cultura de legalidad y difusión- el 15 de abril de 1825, el Congreso del Estado aprobó que se dictara la Cátedra de Constitución, en que se enseñe y explique la particular de Oaxaca, y la general de la Federación. La hora de las lecciones, será de 5 a 6 de la tarde en los bajos de la Corte de Justicia.
Nuestra Historia Universitaria, se remonta al 26 de agosto del 1826, en donde quedó plasmado un programa educativo, la primera Ley Educativa que el Constituyente de 1826 emitió con el objeto de modernizar la Educación en Oaxaca.
Se pública la Ley Estatal de Educación, en su . . . “Artículo 1 se establecerá en la capital del Estado una casa de enseñanza pública, que se denominará: Instituto de Ciencias y Artes del Estado. Artículo 2. En este instituto se dará gratuitamente la enseñanza en idioma vulgar, y por unos mismos autores. Artículo 3 … La enseñanza será diaria, sin más interrupción que la de los días festivos, religiosos y nacionales”. . . . , es decir se oponía a la enseñanza del Seminario de la Santa Cruz, que se impartía en latín. En un hecho histórico se impartían los idiomas francés e inglés, con ese avance se pretendía que la juventud accediera a la literatura que se difundía en Europa, no solo para entender el conocimiento escolástico y filosófico-jurídico tradicionales, sino para entender otras disciplinas de las nuevas corrientes del pensamiento de las ciencias exactas y experimentales.
El 8 de enero de 1827 se crea el Instituto de Ciencias y Artes del Estado (ICAE), su consolidación surge de las revoluciones atlánticas, que hicieron transitar a los países que hoy conocemos como Estados-Nación, que tenía como objetivo fortalecer al Ciudadano Moderno, una transformación propia del momento de los Estados-Naciones, para darle oportunidad a actores sociales, darle la oportunidad de participar a los marginados, innovar en la Instituciones Políticas o intentos de Democracia, se empiezan a reconocer Derechos Individuales (propiedad privada, libertad de asociación, libre pensamiento, libertad de prensa y de opinión).
En ese momento y tiempo, . . . “era ver nacer con todos los defectos y variedades particulares al Ciudadano Moderno, ente fundamental del liberalismo como doctrina política y del federalismo republicano base de las formas en que se sustenta el nuevo orden gubernamental” . . . .

UABJO
Las circunstancias nacionales y demandas que se empezaban a escuchar para 1940, la necesidad de una transformación del Instituto de Ciencias y Artes, y la participación del político oaxaqueño José Vasconcelos había señalado … “que el Instituto necesitaba una renovación”… necesitamos que el Instituto crezca en lo material y en lo espiritual: buenos maestros, bien pagados y laboratorios científicos y bibliotecas especializadas modernas; ya no como antes, abogados a centenares y médicos, es lo que hace falta porque Oaxaca espera con avidez la técnica que ha de convertir su miseria en abundancia.
Fue así como el hecho de pensar que Oaxaca contará con una Universidad, abría la posibilidad de darle mayor prestigio y oportunidad a sus habitantes, propuesta que había sido acogida por la Sociedad intelectual Oaxaqueña con gran entusiasmo y esperanza.
La educación superior oaxaqueña reclamaba para sí, el hecho de formar nuevas generaciones en diferentes disciplinas del conocimiento, que a su vez se tenías que verse reflejada en la sociedad, noble responsabilidad que se le otorgaba al Instituto y/o Universidad.
En el informe de gobierno del 1 de septiembre de 1954, el Gobernador general Manuel Cabrera Carrasquedo manifestó formalmente la trasformación del Instituto de Ciencias y Artes del Estado en Universidad de Oaxaca.
Por su parte, el director del Instituto, el Licenciado Ignacio Castro Mantecón había elevado la propuesta ante el poder legislativo para que la institución que encabezaba fuera convertida en universidad.
En los próximos días, la participación de muchos sectores se hizo presente, mientras algunos manifestaban la necesidad de darle más tiempo para analizar todos los pormenores, la participación del gobernador Manuel Cabrera Carrasquedo al señalar que a la brevedad posible fuera aprobada. En los primeros días de 1955, los diarios locales Oaxaca Gráfico y el Imparcial en diferentes artículos retrataron la sociedad intelectual compuesta por alumnos, exalumnos, directores y exdirectores, en donde fijaban la postura al pueblo de Oaxaca frente a la posibilidad real de contar con una institución superior diferente al instituto.
Es así como el 17 de enero de 1955, después de tres sesiones extraordinarias donde se discutió el nombre de la naciente universidad, los términos para nombrar al primer rector y los bienes para incrementar el patrimonio universitario mediante el decreto número 31 se erigió la Universidad Benito Juárez de Oaxaca, siendo el ejecutivo del Estado quien por única ocasión nombró a su primer rector; recayendo dicho cargo en el Doctor Federico Ortiz Armengol, fue así, que la ley orgánica propuesta por el Ingeniero Ignacio Castro Mantecón entra en vigor el 18 de enero de 1955, fecha en que el primer rector tomó posesión de su cargo e inician las actividades de la universidad.

IDEALISMO
La formación del hombre por parte de la Universidad pública o privada, deberá evitar caer en el libertinaje irresponsable individual o colectivo, haciendo uso de todo lo que la naturaleza le otorga, con valores equilibrados en la virtud y fortaleciendo la dignidad humana. Cuando se abusa de las cosas materiales, intelectuales o espirituales causamos un desorden entre lo correcto y lo incorrecto, entre lo justo y lo injusto, entre lo bueno y lo malo, limitando con ello alcanzar el anhelo de todo ser humano, la felicidad.
Comprender y entender que donde hay educación no hay distinción social, siendo este uno de los más altos ideales del estado y de las universidades. Partiendo que la obligación de los jóvenes es el estudio el ejercicio y la recreación, meta de todo plan educativo autentico formativo para vivir de la mejor manera posible; he ahí la importancia y esencia de las universidades con valor y significado del instrumento fundamental de la cultura en su carácter de formadores de profesionistas, la cual debe ser íntegra, plural, equilibrada y académica, es decir, humanista.
Por su parte, las universidades deberán cumplir con sus tres tareas esenciales, la docencia, la investigación y la difusión cultural.

REALIDAD
En sus 148 años de vida, a lo largo del tiempo como así lo consagran los escritos, libros y periódicos de la época, el Instituto de Ciencias y Artes había gozado de un prestigio social muy arraigado, hablar de un Benito Juárez, de un Marcos Pérez, Miguel Méndez, de un Porfirio Díaz por citar a algunos; es recordar la grandeza del Instituto.
[…] Pléyade brillante de hombres públicos y patricios que Oaxaca dio a México desde los tiempos de la Reforma, la lucha contra la intervención y el imperio, y la restauración de la República …las inteligencias jóvenes formadas en nuestro instituto, fueron las que más directamente participaron en la creación del México moderno.
Lo que se traduce en una verdadera participación de los oaxaqueños egresados del Instituto, que la historia les ha reconocido su Gloria y Honor
Lamentable situación la que vivimos en tiempos actuales, no dudamos que de la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca han egresado grandes profesionistas de sus diferentes escuelas, facultades y licenciaturas que han puesto en alto a la universidad y Oaxaca, sin embargo, nuestra crisis por la manipulación de los nuevos universitarios que gustosos y optimistas llegan a las diferentes aulas, ávidos de adquirir nuevos conocimientos y que a lo largo de los diferentes años que se cursa una licenciatura, les es truncado su anhelo por la manipulación y venta de calificaciones, por la manipulación y condicionantes para acreditar una materia mediante la participación de los diferentes procesos internos sin tener los conocimientos necesarios, el ausentismo de muchos catedráticos; la contratación de “catedráticos” sin experiencia en el litigio, pero sobre todo sin los elementos deontológicos (ética, moral, principios, valores), los constantes desvíos de recursos que se han dado a conocer en diferentes medios de comunicación, la falta de actualización de los diferentes planes de estudio así como de las materias que los componen, y si a esto le aumentamos la situación política interna y externa (partidos políticos y sindicatos) que en la lucha por el poder han contribuido al estancamiento de nuestra máxima casa de estudios.
La Universidad Autónoma “Benito Juárez” de Oaxaca, seguirá siendo la máxima casa de estudios, como una verdadera Institución de enseñanza en donde debe fortalecerse la libertad de cátedra y pensamiento con humanismo, para forjar con valores al individuo, mismo que deberá reflejarse en una sociedad más preparada y participativa. Por ello, la Universidad deberá replantear todos sus elementos para cumplir con los tiempos modernos, transparencia, calidad educativa, actualización de sus planes y bibliotecas, pero sobre todo calidad de sus catedráticos.
Sirva desde esta columna, el reconocimiento a la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca. Por la Gloria y Honor de la UABJO.

Sea feliz y disfrute de la vida.
Nos leemos en la próxima columna
maldovj@gmail.com

  • Las opiniones emitidas en esta columna son responsabilidad de quien la escribe y no reflejan necesariamente la línea editorial de este medio.

CANAL CONTROVERSIA