MÉXICO. 30 de abril 2018.-Aunque buena parte de la atención mediática que suscitó la tercera experiencia en la paternidad de Kim Kardashian y Kanye West estaba directamente ligada al hecho de que ambos hubieran optado por la gestación subrogada para ampliar una vez más su familia, poco después de que la pequeña llegara al mundo y sus famosos padres decidieran llamarla ‘Chicago’, el debate se trasladó rápidamente a la tarea de evaluar si el nombre en cuestión resultaba apropiado o no para una recién nacida.

Pues bien, en lugar de encargarse personalmente de justificar o defender la opción tan particular por la que ambos terminaron decantándose -un nombre que serviría, entre otras cosas, para evocar el estado natal del rapero-, Kim ha aprovechado su última entrevista a la afamada humorista Ellen DeGeneres para revelar que ‘Chicago’ no fue ni mucho menos la primera idea que barajó para dar nombre a su bebé, ya que en un principio su intención residía en aprovechar el nacimiento para rendir homenaje a su abuela.

“Íbamos a llamarla Jo por mi abuela Mary Jo, luego pensamos que Grace sonaría bien y al final terminamos eligiendo Chicago”, expresó la diva del reality en el popular programa de la televisión estadounidense, antes de admitir que la decisión tomada arruinó de alguna forma una de las tradiciones que había establecido la pareja en lo que a dar nombres a sus retoños se refiere. “Me habías dicho que la idea era ponerles nombres de una sílaba, que esa era una regla a la que no querías renunciar”, le recordó la presentadora en un momento de la conversación.

“Lo sé, y tengo que reconocer que me choca bastante. No te voy a mentir, siempre me han gustado los nombres de una sola sílaba”, le contestó Kim con un punto de resignación.

De la misma forma, Kanye West tampoco se salió del todo con la suya en el arduo proceso de elegir un nombre para la niña, ya que su propuesta inicial de llamar a Chicago en honor a su fallecida madre Donda acabó siendo rápidamente descartada -por él mismo, todo hay que decirlo- al percatarse de que el legado de su abuela ejercería demasiada presión en la pequeña.

“De verdad quería que la llamáramos como su madre. Es un nombre muy bonito y a mí también me gustaba mucho. Sin embargo, al final los dos acordamos que ese nombre le pondría unas expectativas demasiado altas. Pensamos que Chicago era más desenfadado e informal, además de ser muy original”, aseguró en la entrevista.

FUENTE:YAHOO/FOTO:WEB

CANAL CONTROVERSIA