MÉXICO. 08 de enero 2018.-Tres meses fuera de los entrenamientos y años de competencias acumuladas en el alto rendimiento no mermaron en nada a Rommel Pacheco, quien regresa a lo que más me gusta, para ponerme al día y seguir compitiendo, pues será el clavadista que encarará los retos que se le presentarán este 2018 con las Series Mundiales que abren en Pekín, en marzo.

En su lugar cotidiano, la fosa del Ceforma, en el sur de la capital, el atleta recibe otro ciclo, que será el preámbulo de su retiro, el cual espera culminar en Tokio 2020 si la salud se lo permiten y su cuerpo resiste las lesiones para conquistar la medalla que le falta en su trayectoria deportiva de más de dos décadas.

Seguir entrenando, es lo que el oriundo de Mérida considera que ha sido la clave de su éxito, el cual lo ha llevado a los podios internacionales. El más reciente en el Mundial de Budapest 2017, con la medalla de plata que ganó junto con Viviana del Ángel en los sincronizados mixtos.

FUENTE:LAJORNADA/FOTO:WEB