OAXACA, Oax. 04 de diciembre 2017.-Hoy lunes diversos medios nacionales de comunicación emitireron un comunicado para pedir a las autoridades acciones para detener las agresiones a periodistas del país, es decir, le enviaron un mensaje al precandidato del PRI a la Presidencia de la República, José Antonio Meade, para que, en caso de ganar en 2018, haga algo sobre la violencia que sufren a diario las y los periodistas de esta país que nunca le ha interesado a Enrique Peña Nieto mucho menos a sus Gobernadores.

Incluso, los relatores para la Libertad de Expresión de la Organización de las Naciones Unidas y de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, David Kaye y Edison Lanza, respectivamente, también alzaron la voz luego de concluir su visita oficial de trabajo a México.

En resumen, todos coinciden que a pesar de la creación de instancias gubernamentales para combatir la violencia contra las y los periodistas, ésta no se ha mitigado e incluso en los dos últimos años ha sido más complicada que hace siete años, cuando sus antecesores analizaron la situación del país en este tema.

Lo anterior quiere decir que nulo ha sido el trabajo del Mecanismo de Protección para Defensores de Derechos Humanos y Periodistas de la SEGEGO, así como de la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos Cometidos contra la Libertad de Expresión de la PGR que encabezan Roberto Campa Cifrián y Ricardo Sánchez Pérez del Pozo, mucho menos la Comisión de Seguimiento a las Agresiones a Periodistas y Medios de Comunicación del Congreso Federal que preside Brenda Velázquez.

Y por si fuera poco, es grave que servidores públicos de los tres niveles de gobierno estén entre los agresores de los que ejercen este oficio.

Caso concreto en Oaxaca donde el titular de la Secretaría de Desarrollo Agropecuario, Pesca y Acuacultura (SEDAPA), Eduardo Rojas Zavaleta, amenazó a nuestro director general, Osvaldo Carrillo Hernández, cuya carpeta de investigación será en breve judicializada.

Las autoridades responsables de la indagatoria han manifestado que existen las pruebas suficientes para proceder contra este mal funcionario, lo que sin duda dejará un precedente para el gremio periodístico de Oaxaca y del país.