GDANSK, Polonia. 13 de noviembre 2017.-La selección de fútbol de México cerró su mini gira europea invicta al vencer hoy por 1-0 como visitante a Polonia en un partido amistoso donde ambos equipos jugaron con formaciones alternativas.

La anotación para el “Tri” llegó temprano en el duelo por intermedio de Raúl Jiménez a los 13 minutos, y a partir de entonces el nivel y el ritmo de ambas selecciones disminuyó considerablemente.

México había empatado 3-3 ante Bélgica, también a domicilio, el viernes pasado, y hoy pasó pocos apuros para imponerse a una selección polaca que extrañó a su mejor jugador, el goleador Robert Lewandowski, y terminó la fecha FIFA sin goles a favor.

El conjunto visitante tuvo cinco bajas, incluidos el delantero Javier “Chicharito” Hernández y el mediocampista Giovani Dos Santos, por lo que su entrenador, el colombiano Juan Carlos Osorio, pudo realizar aún con más razón sus usuales rotaciones.

México inició con seis cambios en el once titular con respecto a su empate a tres goles ante los “diablos rojos”, incluido su arquero, pero la rotación se neutralizó con los nueve cambios que presentó Polonia.

Los visitantes iniciaron mejor el encuentro, monopolizando el control de la pelota y el dominio del campo. Los polacos, con una línea de cinco en el fondo, fueron más conservadores y salieron a esperar un contragolpe.

Jiménez tuvo su primera oportunidad a los cinco minutos, cuando anticipó a su compañero Javier Aquino en un gran centro de Jonathan Dos Santos, pero su cabezazo fue directo a las manos del arquero Wojciech Szczesny.

Polonia cada vez se interesaba menos por ofender, lo que permitió que México se lanzara sin preocupaciones al ataque. Diego Reyes, en el centro del campo, sufrió menos que ante Bélgica pero volvió a perder un par de balones en la salida de los mexicanos que podrían significado una anotación para los locales.

En una de las combinaciones entre Aquino y el capitán Andrés Guardado, la pelota derivó, después de un rebote, en los pies de Jiménez, que no se lo pensó para liquidar de zurda para el primer gol del duelo.

Apenas habían transcurrido 13 minutos, pero el tono del primer tiempo no cambió. Las llegadas de Polonia, tímidas, nunca incomodaron al portero Jesús Corona ni a la criticada defensa mexicana, que paso muchos problemas ante Bélgica.

Sin embargo, los mexicanos empezaron a disminuir en la intensidad y la vocación ofensiva. Por ello, Osorio mandó al campo para el complemento a Oribe Peralta y a Hirving Lozano, que le anotó un doblete a Bélgica.

Sin embargo, el partido se descompuso y se convirtió en un encuentro terrenal: ninguno se pudo imponer en las áreas y los excesivos cambios desvirtuaron la dinámica.

Ni la posterior entrada al terreno de juego de Carlos Vela, uno de los mejores en la plantilla mexicana, a pesar de que pasa por horas bajas en la Real Sociedad de España, pudo cambiar el rumbo del encuentro.

Los mexicanos mantuvieron la posesión, pero no se encontraron con claridad de cara al arco. Lozano, con una defensa mejor posicionada que lo belgas y consciente de su capacidad, no desbordó ni puso en problemas a Szczesny.

Los últimos 15 minutos sobraron, ya que ningún equipo pudo ni quiso cambiar la dinámica hasta entonces establecida. Con la victoria, México emparejó su balance ante Polonia (tres ganados, tres empatados, tres perdidos).

FUENTE:DPA/FOTO:WEB