A lo largo de la historia las instituciones que han perdurado a través de los siglos, la iglesia, ejércitos, masonería, banqueros y la mafia, han fincado su fortaleza en el respeto absoluto a la integridad y vida de la familia

Si por una mujer se han perdido reinos y almas, y se han iniciado guerras hasta santas como las Cruzadas; ver muertos o heridos a los hijos por un ataque de los enemigos, abre de par en par las puertas del infierno en la Tierra.

Lo único realmente nuestro como padres en el mundo y la vida, son los hijos, porque son sangre de nuestra sangre y carne de nuestra carne. No ocurre lo mismo con la esposa ni con el esposo.

Dos decisiones estúpidamente equivocadas detonaron la brutal violencia del crimen organizado y en especial de los diversos cárteles del narcotráfico en México, a partir de la década de los 80.

El brutal asesinato de la esposa y dos hijos de El Güero Palma, ordenada por el capo del Cártel de Guadalajara Miguel Ángel Félix Gallardo, dinamitó el sagrado respeto a la familia.

Para terminar con el baño de sangre de la estúpida guerra contra el narcotráfico iniciada por el panista Felipe Calderón, urge rescatar el respeto a esta ley del Código de Honor de la mafia, piedra angular del país, por el bien de la nación y de todos los mexicanos.

La familia es la célula básica de la sociedad y, por tanto, de la nación y del Estado mexicano. Es junto con la educación y la cosmovisión de la milenaria cultura indígenas, el único valladar frente al devastador poder de la globalización capitalista.

La venezolana Guadalupe Leija Serrano fue muerta y descuartizada en San Francisco, California. Su cabeza, enviada como regalo, fue dejada en la residencia del “Güero” Palma.

Con quince días de diferencia, los hijos de Jesús Héctor Palma Salazar, “El Güero” Palma, Nataly y Héctor, de cuatro y cinco años de edad, respectivamente, fueron ejecutados al igual que su madre.

Según el parte policial venezolano, los menores fueron arrojados desde una altura de 150 metros, en el puente La Concordia, en la ciudad de San Cristóbal, estado de Táchira.

En los dos casos, el autor material del crimen fue identificado por la policía: Rafael Clavel Moreno, de origen venezolano, vinculado con el cártel de Miguel Ángel Félix Gallardo.
Cuando los jerarcas y ministros de la Iglesia eran congruentes con las enseñanzas del Evangelio condenaban más el escándalo que el pecado mismo, porque es mal ejemplo para los demás.

Las Sagradas Escrituras prescriben “que tu mano izquierda no sepa lo que hace la derecha”, para evitar sentar un precedente negativo al incurrir en pecado por violar los Diez Mandamientos.

Es lamentable que el alejamiento de los principios y valores universales en todos los pueblos de todos los tiempos, no solo éticos, morales, y religiosos, lleve a olvidar esta lección de vida.

Esta negativa actitud es más fácil de observar en los gobernantes, servidores públicos, políticos y acaudalados económicamente en general, enloquecidos por la soberbia del poder y el dinero.

Esta amplia introducción es indispensable para entender la importancia vital de proteger a la familia, porque Oaxaca vive en este sentido, un nuevo escándalo sexual entre los hombres del gobernador Alejandro Murat, por el recurrente fenómeno al que bien podemos bautizar como ‘nalgacracia’.

Esta manifestación de la descomposición moral y social ha permitido a algunas mujeres brincar de las recámaras a las cámaras de diputados locales y federales y al Senado de la República, así como a diversos cargos en los gobiernos federales, estatales y municipales.

Nada nuevo bajo el Sol, ciertamente. Indispensable es recuperar la memoria histórica para recordar casos de escándalos sexuales paradigmáticos como el de doña María Calzones, María Benildes Robledo Landazuri, controvertida esposa del gobernador Alfonso Pérez Gasga.

Sin actitudes misóginas u homofóbicas, también se han dado grandes escándalos sexuales de varones como la redada de 56 funcionarios, políticos y empresarios, el sábado 22 de julio de 1978, en el desaparecido Hotel San Luis, en la Colonia Alemán. Escándalos sexuales que han marcado históricamente a los gobiernos.

La esposa del secretario de Seguridad Pública de Oaxaca, Gabriela Tuñón, denunció a través de su cuenta de Twitter la pérdida de moral de la diputada federal, Yarith Tannos, a quien acusa de ser la nueva amante de su esposo, José Raymundo Tuñón Jáuregui.

Y que las hipócritas buenas conciencias que sedan baños de pureza en el agua del sanitario no se rasguen las vestiduras y peguen el grito en el Cielo al escribir sobre estos asuntos, porque se trata de escándalos que los propios protagonistas han hecho públicos no son, pues, actos de su vida privadas.
Desde el continente europeo donde se encuentra por motivos de celebración familiar, Gabriela Tuñón reclamó su derecho como esposa a través de su cuenta de Twitter.

¿Cuál fue el hecho que provocó esto?, la vela de los habitantes de Santo Domingo Ingenio radicados en la ciudad de Oaxaca, celebrada la noche del sábado, donde la diputada federal Yarith Tannos asistió acompañada del titular de la Secretaría de Seguridad Pública de Oaxaca (SSPO), José Raymundo Tuñón Jáuregui.

A este hecho se suma el del llamado Tequio por Oaxaca, convocado por el gobernador del estado, Alejandro Murat Hinojosa, quien ha promovido hacer todo en familia; pero Tuñón Jáuregui en lugar de asistir con su esposa, apareció con la diputada Yarith Tannos, tomados de la mano.

En noviembre de 2015, a través de redes sociales exhibieron fotografías de la diputada federal oaxaqueña, Yarith Tannos Cruz, y el diputado federal por Puebla, Víctor Manuel Giorgana Jiménez, en un viaje vacacional en Miami, Florida, en tiempos laborales.

El escándalo público del “affaire” Tuñón-Tannos ha salpicado al Secretario de Desarrollo Agropecuario, Eduardo Rojas, ex pareja de la legisladora federal, quien no busca quien se la hizo, sino quien se la pague a grado tal que, amenazó a los reporteros, Jazmín Gómez, Osvaldo Carrillo y Óscar Díaz.

Acompañado del Coordinador de la Defensa de los Derechos Humanos del Foro Nacional de Periodistas y Comunicadores, Capítulo Oaxaca, Juan Maldonado, Osvaldo Carrillo, presentó ayer la queja correspondiente por las amenazas de muerte en su contra, hechas por el titular de SEDAPA, Eduardo Rojas.

La queja, fue registrada con el Número de Expediente DDHPO/1219/(01)OAXA/2017, bajo la responsabilidad del Visitador Razhy Kriyan González Rodríguez, quien de inmediato solicitó medidas cautelares a favor del compañero periodista Osvaldo Carrillo Hernández.

Asimismo, se presentará la denuncia respectiva ante la Fiscalía General del Estado y la Procuraduría General de la República (PGR), Delegación Oaxaca, con el propósito que las amenazas de muerte en contra del colega Osvaldo Carrillo, no queden impunen.

Como presidente del Foro Nacional de Periodistas y Comunicadores, Capítulo Oaxaca, desde esta tribuna elevamos nuestra más enérgica condena contra esta nueva agresión a los periodistas oaxaqueños y demandamos al gobernador Alejandro Murat una profilaxis en su gabinete, para evitar que los escándalos sexuales y agresiones a los periodistas dañen a su gobierno.

Detrás de la Noticia
Alfredo Martínez de Aguilar
alfredo_daguilar@hotmail.com
director@revista-mujeres.com
@efektoaguila