OAXACA, Oax.12 de marzo 2017.-Transcendió que los agraviados le otorgaron el perdón al junior Carlos Díaz Escárraga, quien protagonizó este domingo un penoso y vergonzoso accidente automovilístico en la colonia Reforma, el cual afortunadamente no pasó a mayores.

¿Cuánto billete habrán soltado sus abogados para salvarle el pellejo?.

Lo más patético es que el funcionario de la delegación SEDESOL en Oaxaca e hijo del político priista Heliodoro Díaz Escárraga, ofreció disculpas públicas en las redes sociales por los lamentables hechos y que lo tomará (sic) como una experiencia de vida. La pregunta obligada es ¿Otra más Jr?

La sociedad oaxaqueña expresó que quien conoce a Díaz Escárraga no es la primera vez que protagoniza un accidente. Basta recordar todos los vehículos oficiales que chocó y destrozó el Junior Díaz Escárraga cuando se encontraba su padre al frente de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado.

O las espectaculares zafarranchos que armaba contra los juniors tras sentirse superior a los demás bajo los influjos del alcohol. La prueba más concreta es que casi pierde una pierna ¿O no? Entonces cuántas veces más quiere experimentar con la vida o engañar a la opinión pública sobre su problema con el alcohol.

Lo correcto sería que en lugar de disculparse públicamente, renunciara por ética profesional ante una sociedad cansada de funcionarios que abusan de su autoridad utilizando su cargo y sus influencias para evadir la ley.

No vale una disculpa, renuncie y váyase a su casa. No hay mejor experiencia de vida que poniendo el ejemplo. ¿Usted que opina? Deje abajo sus comentario.

FOTO: CORTESÍA