OAXACA, Oax. 04 de marzo 2016.-La decisión equivocada del gobernador Gabino Cué de imponer a Pepe Toño Estefan Garfias como el candidato del PRD se tradujo en la crónica de una muerte anunciada.

Iluso fue al creer que los militantes de la izquierda y Benjamín Robles Montoya aceptarían una imposición pese a que todas las encuestas mostraban a PP Toño como la peor opción para la candidatura de la coalición de las izquierdas.

El resultado fue contundente, Benjamín abandono el PRD y será candidato por el PT, situación que de forma inmediata lo coloca como la segunda opción de los electores.

En el olvido quedaron aquellos momentos en que Benjamín pagaba a la gente que sostuvo la campaña de Cue.

No olvidemos que quien fue el Senador más productivo en la presente legislatura fue el orquestador de la estrategia de campaña del propio Cué.

Aunado a ello dio una muestra de su fuerza política al arrasar en las elecciones pasadas al Senado, desplazando al PRI y dejando en el olvido al mismísimo Diodoro Carrasco.

La moneda está en el aire, pero si Benjamin Robles logra construir una alianza con el PUP y MORENA estará muy cerca de ser el próximo gobernador de Oaxaca.

Y es que no olvidemos que López Obrador pretende en el 2018 construir una Alianza con el PT y Movimiento Ciudadano, así que porque no iniciar esta alianza en Oaxaca y tener al primer gobernador simpatizante de MORENA.

En los próximos días se publicará la primera encuesta con los candidatos que aparecerán en la boleta electoral y Cué entenderá lo equivocado de su decisión en su afán por continuar con su gobierno corrupto y que abiertamente ha sido denunciado por Benjamin Robles. Hasta la próxima…